Recupera y Preserva tus Plantas Enfermas o con Hojas Amarillas y Secas con un Poderoso Abono Casero Totalmente Gratuito

Eleva el estado de tus plantas con este abono casero hecho de semillas de chía y carbón vegetal

Si tus plantas en casa están débiles, presentan hojas amarillas o secas, o incluso están a punto de morir, es importante que apliques un estimulante casero para salvarlas y curarlas. Los cambios bruscos de temperatura, la escasez de agua durante las vacaciones, y el ataque de plagas, hongos y enfermedades, son factores que debilitan y atacan directamente a nuestras plantas. Pero no te preocupes, con este abono fertilizante casero podrás devolverles la energía que necesitan en tu maceta, jardín o huerto urbano.

Comencemos por conocer los ingredientes principales de este abono casero. La semilla de chía, ampliamente reconocida por sus increíbles propiedades para nuestro organismo, contiene una hormona llamada auxina, que regula el crecimiento y la salud de las plantas. Además, las semillas de chía contienen potasio, calcio, fósforo y vitamina A, todos ellos nutrientes esenciales para fortalecer y recuperar las plantas.

El segundo ingrediente clave es el carbón vegetal, una fuente rica en fósforo, calcio y magnesio. Combinado con la semilla de chía y la auxina, potenciará los efectos de nuestro abono casero.

Cómo preparar el abono casero

Para preparar este abono casero revitalizante, primero calienta medio litro de agua hasta que esté templada. Añade 100 gramos de semillas de chía en un recipiente cerrado y vierte el agua sobre ellas. Deja reposar esta mezcla durante aproximadamente 24 horas, aunque si quieres un producto más eficaz, puedes dejarlo reposar hasta tres o cuatro días.

LEER  Guía de Siembra y Tareas en Octubre 2021 para el Hemisferio Norte y Sur: Qué Sembrar y Plantar

Una vez pasado el tiempo de reposo, tritura un poco de carbón vegetal y añade dos cucharadas soperas a la mezcla de semillas de chía. Remueve bien la mezcla y cierra el recipiente nuevamente. La semilla de chía comenzará a germinar y liberará la hormona auxina, mientras que el carbón vegetal y los nutrientes de las semillas se mezclarán para crear un abono concentrado.

Lleva la mezcla a una batidora o licuadora y tritúrala durante dos minutos. Luego, cuela la mezcla utilizando un colador, y conserva únicamente el líquido resultante.

Aplicación del abono casero

Este abono casero puede ser utilizado de dos formas.

La primera forma es aplicarlo directamente a las plantas que se encuentren débiles o enfermas, especialmente aquellas en las que el problema radica en la salud general de la planta. Riega las plantas con el producto de manera abundante.

La segunda forma de aplicación es pulverizar el abono directamente sobre las hojas de las plantas que presenten hojas amarillas, problemas por plagas, hongos o enfermedades foliares. Utiliza un pulverizador común y rocía las hojas con la mezcla.

Es importante diluir medio litro de abono concentrado en un litro y medio de agua antes de su aplicación, ya sea para riego o para pulverización de hojas. Esta proporción asegurará resultados óptimos.

Recuerda guardar cualquier consulta, duda o problema que tengas con tus plantas en los comentarios. Estaré atento para responder y ayudarte en lo que necesites. Y si aún no te has suscrito a mi blog, te invito a hacerlo para recibir más consejos naturales y remedios caseros para tus plantas. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario