Descubre cómo hacer un efectivo abono casero y orgánico para flores. ¡Prepara tus plantas para una explosión de color y floración exuberante!

El mejor abono casero para la floración de plantas

En este artículo te mostraré cómo hacer un abono casero para la floración de plantas en tu jardín, huerto urbano o macetas. Este fertilizante casero es rico en fósforo, potasio y calcio, y es altamente efectivo para hacer florecer cualquier tipo de planta. Además, podrás ver los resultados desde las primeras aplicaciones. Este abono casero es ideal para plantas como geranios, orquídeas, anturios, espatifilos y muchas otras. También te daré consejos de jardinería para cuidar tus flores como un auténtico profesional.

Consejos para el cuidado de flores

Si tus plantas no están floreciendo como esperabas, te recomiendo seguir estos consejos adicionales junto con el abono orgánico de floración. El primer consejo es dejar de regar con agua del grifo, ya que contiene muchos componentes químicos que retrasan y complican la floración natural de las plantas. Lo mejor es utilizar agua de lluvia, pero si no tienes acceso a ella, puedes purificar el agua del grifo. Para hacerlo, agrega tres gotas de vinagre por cada litro de agua en un recipiente y deja reposar durante 20 minutos antes de regar.

El segundo consejo es especialmente válido para plantas de interior. Si tus plantas no florecen, es posible que necesiten estar en un lugar más iluminado con luz indirecta. Evita que reciban luz solar directa, ya que esto puede perjudicar su desarrollo. Cuanta más luz indirecta reciban, mayor será la probabilidad de que florezcan.

LEER  Plantas que drenan energía y atraen mala suerte: ¿es necesario eliminarlas de nuestra casa? En este artículo de Hogar y Jardín descubrirás si las plantas pueden afectar nuestra energía y si debemos tomar medidas para deshacernos de ellas.

Cómo preparar el abono casero para flores

Para preparar este abono casero necesitarás dos ingredientes principales: guisantes y lentejas. Los guisantes son una excelente fuente de calcio, potasio y fósforo, nutrientes esenciales para las plantas. Por otro lado, las lentejas son ricas en potasio, fósforo, hierro y contienen la hormona auxina, que fortalece las plantas y mejora su absorción de nutrientes. A continuación, te explico cómo prepararlo:

  1. Agrega dos cucharadas grandes de guisantes y cuatro cucharadas soperas de lentejas a un cazo.
  2. Añade medio litro de agua mineral y mezcla bien.
  3. Deja reposar durante 24 horas para que las semillas se hidraten y comiencen a germinar.
  4. Calienta el cazo a fuego fuerte durante 10 minutos.
  5. Retira del fuego y vierte todo el contenido del cazo en una batidora.
  6. Bate hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  7. Coloca un colador sobre otro recipiente y filtra el abono para evitar pedacitos de legumbres en la mezcla.
  8. Mezcla medio vaso de concentrado de abono con un litro de agua de riego.

Una vez que hayas preparado el abono, podrás regar tus plantas cada cinco días con esta mezcla. Te recomiendo hacerlo temprano por la mañana o al atardecer para evitar las horas más fuertes del sol. De esta manera, tus plantas estarán bien nutridas y podrán asimilar todos los nutrientes necesarios para florecer. ¡Verás resultados increíbles en tus flores!

Si tienes alguna duda o quieres compartir tus experiencias con este abono casero, déjame un comentario. También te invito a darle me gusta al artículo y compartirlo con tus amigos y familiares que aman las plantas. Si te interesa aprender más sobre jardinería, suscríbete al blog para recibir más contenido similar en el futuro. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario